NOVO ENDEREÇO WEB:

Nosso site mudou de endereço. Clique AQUI para visitar-nos! /

domingo, 1 de maio de 2011

Luna-Saturno y el vacío que no se llena nunca

Así como hay personas sufrientes en el mundo las encontramos representadas simbólicamente en el zodiaco. Pero hay pocos aspectos, en mi opinión, que genere mas sufrimiento emocional, que un aspecto inarmónico (conjunción incluida) entre Luna y Saturno.
Los signos que rigen este luminar y este planeta están opuestos por naturaleza en la rueda zodiacal. La Luna rige Cáncer y la casa IV: habla de intimidad, familia, hogar, madre, nutrición, vida intima, vida interior. Saturno rige Capricornio y la Casa X: habla de vida profesional, carrera, vida publica, lo mas expuesto de uno, el punto máximo que deseamos alcanzar en nuestras vidas, como queremos ser vistos y reconocidos por el mundo. La Luna habla de contención, Saturno de estructura. Saturno es frío, seco. La Luna es acogedora. 
Lo que pasa es que cuando estos dos planetas se reúnen en inarmonía en una carta suele haber una sensación de vacío emocional. La Luna-Saturno suele creerse autónoma emocionalmente: no necesita a nadie ni a nada. Lo puede todo sola. Esa postura deviene probablemente de una madre rígida en la infancia, que no le daba mucho lugar al afecto y a los sentimientos. Luego, demonstración de sentimientos es un reflejo de debilidad: los sentimientos no están para ser sentidos, sino para ser elaborados de manera practica. Y todo lo que la Luna no debería de ser es practica. Con Saturno en conjunción, cuadratura u oposición, nuestro sentido de nutrición familiar en la temprana edad queda comprometido: no nos nutrieron con aquello que necesitábamos. Individuos Luna-Saturno generalmente no tomaran la teta por mucho tiempo: la madre no tenia leche, no tenia tiempo o la leche no lo alimentaba. Hay un “qué” del alimento al alma que falta. Entonces, Luna-Saturno puede desarrollarse para ser un individuo obeso o con sobrepeso: por miedo a que le falte el alimento, devora todo lo que ve por adelante. En el campo de las relaciones emocionales, Luna-Saturno puede tambien terminar queriendo “devorar” al otro, por miedo a que el otro le falte. Podemos encontrar también una compensación: aquel individuo que justo porque recibió muy poco, da demasiado, y ahoga.

Si hay algo que Luna-Saturno siente es miedo - y culpa! Individuos con Luna-Saturno generalmente tuvieron madres que estaban presentes, incluso podían estar demasiado presentes, pero el alimento del alma, igualmente, les faltó. Luego, estos individuos pueden protegerse demasiado emocionalmente, no dejar que le toquen, que le lleguen al corazón, por miedo a vulnerabilizarse, a fragilizarse y, en ultima instancia, a contar con algo que sabe, intuye, le va a faltar en algun momento (el otro). Luna-Saturno no está acostumbrado a tener: está acostumbrado a no tener, y cuenta con la falta.
Pasa que ese exceso de protección en los vínculos no suele protegerlo de sufrir: sufre, se siente solo, triste. Hay un vacío que no se llena nunca, hay un algo del otro que nunca llega, que queda pendiente. Por lo general, ese algo que se busca del otro no se refiere al otro en quien se busca, sino a un otro muy anterior, mucho mas antiguo, a un otro de la primera infancia, al otro que funciono como padre o madre (generalmente madre) para el individuo. Así, es natural que el vacío no se llene nunca: lo que se está buscando no el otro actual que tiene para dar, tampoco que tiene que dar. A los que conviven con individuos con ese aspecto les puede quedar una sensación de que no hay nada que los agrade, nada que les sea suficiente, nada que les colme. No es culpa del individuo tampoco: él no quiere sentirse así ni hacer que el otro se sienta así. Lo que se perdió está en ese otro del pasado, en la memoria de Luna-Saturno, pero que sigue presente, actuando, representándose una y otra vez.
Hablando de pasado y memoria, memoria es algo que le sobra a Luna-Saturno: pero de las cosas malas. Luna-Saturno en aspecto inarmónico se va acordar en detalles de todo lo que no hiciste, no le diste, en todos los momentos que le faltaste. Hay unos lentes de aumento sobre lo malo y ningún destaque para lo bueno. Lo bueno es siempre menos y queda opacado ante lo malo que le hicieron y ante aquello que le dejaron de ofrecer.
Luna-Saturno no tiene que ser así de por vida, pero es un aspecto que hay que aprender a vivirlo en otro nivel. Sin un arduo trabajo (Saturno), el aspecto no se resuelve. Luna-Saturno puede aprender a relacionarse con las otras personas de otra manera con el tiempo (Saturno), puede sentirse más seguro en relaciones que le acompañan de larga data, puede aprender (Saturno) con su pasado (Luna) para construir otra cosa distinta en su presente y en su futuro. No hace falta llevar su historia, sea buena o mala, puesta por toda la vida. Pero con Saturno hay siempre que querer, que esforzarse, que dedicarse, que enfrentarse a los miedos.
Y muchas veces la única manera de enfrentar a los miedos es exponiéndose a ellos. Por lo tanto, la salida mas rápida y corta para la superación de los miedos a vincularse, a ser lastimado, a ser dejado es exponiéndose a vincularse, a ser lastimado y a ser dejado. En definitiva, no hay garantías en cuanto a eso en la vida. Lo que Luna-Saturno necesita aprender a hacer es darle tiempo al tiempo para que las relaciones y personas se revelen, sin sacar conclusiones definitivas en lo primero que no sale como lo esperado. No buscar todo el tiempo evidencias de que tiene razones y motivos para cerrarse emocionalmente, para protegerse. Si hay algo bueno de Saturno es que siempre usa la experiencia pasada como referencia para sucesos futuros. Pero en Luna-Saturno inarmónico, esa capacidad está distorsionada y juega en contra al nativo: solo las malas referencias del pasado cuentan como referencia. No se da lugar a la posibilidad de que lo nuevo sea distinto, sea mejor. Y si se da el lugar, se exige tanto que no se le permite el error, la falla, tampoco el tiempo para que el otro se acomode, para que la relación llegue a su lugar, para que las cosas se ajusten. 
Por lo tanto, para estos individuos, es necesario dar lugar a la duda, al miedo, a la caída, porque al abrir espacio para el fracaso, se abre espacio también para el éxito, y se empieza a vivir la vida como todo y cualquier ser humano la vive: con cosas buenas y malas, pero la dejas de vivir a medias y empezas a vivirla plenamente.

4 comentários:

Sebastian Lacroix disse...

Hola, muy buena esta explicación de este aspecto, me sentí identificado totalmente. Es muy difícil y doloroso llevar ese aspecto inarmónico. Tengo una duda en cuanto a las casas en los que estén estos planetas. ¿ como actuarían estos planetas, con estos aspectos en las casas? (mi caso personal saturno casa 5 y luna casa 8)

Sebastian Lacroix disse...
Este comentário foi removido pelo autor.
Kafkiano disse...

Tan triste como cierto. Pero develado el misterio, solo tenemos una opción, intentar ser mejores

Empires and Allies disse...

Es muy difícil llevar ese aspecto y mas cuando tienes muchas cuadraturas con Neptuno (tengo sol-luna opuestos, luna-saturno opuestos, marte-sol opuestos, marte-saturno opuestos y mi sol, luna, marte y Saturno están en cuadratura con mi Neptuno en Acuario, tengo sol y saturno en Tauro, la luna y marte en Escorpio)