NOVO ENDEREÇO WEB:

Nosso site mudou de endereço. Clique AQUI para visitar-nos! /

quinta-feira, 17 de março de 2011

Urano en Aries, Saturno en Libra y la crisis de la individualidad

Urano entró en Aries el viernes pasado. Como “bienvenida”, tuvimos el episodio del terremoto y del tsunami en Japón. Para no incurrir en algo que yo misma critico y no practicar la Astrología como “el increíble arte de prever el pasado”, como diría un antiguo profesor, aviso de antemano que no mire la carta de Japón, no se en que casa de la carta del país está Aries, y no pienso hacerlo. Pero si me parece importante remarcar que Urano es un planeta lento, que tarda aproximadamente 7 años para atravesar un signo, y me parece que la catástrofe de Japón no se dió por coincidencia. No entraré en el mérito “cármico” de la cosa, tampoco me preguntare que hicieron los japoneses, o no lo hicieron, para merecerse semejante tragedia. Pero, hablemos de impacto. Urano es un planeta de impacto. Aries marca presencia por donde pasa. Urano entrando en Aries marcó presencia en algún punto del globo, y todos se enteraron. No había forma de que a alguien le pasara desapercibido. En otras palabras, el cambio de signo de este planeta lento (como también lo hubiese sido con Neptuno y Plutón) es impactante en la vida de cada uno de nosotros, y la forma como eso se vió en el concreto fue en Japón.
Saliendo de lo macro y yéndonos a lo micro, Urano es un planeta de cambios, cortes abruptos, de lo nuevo, de dejar atrás sin culpa. Aries es un signo que habla, antes de cualquier cosa, de individualidad. Pienso en el hecho de que Urano entra en Aries cuando Saturno atraviesa Libra y me pregunto como se acomodarán ambas cosas, lo individual y lo relacional, en la vida de cada uno de nosotros. Aries se opone a Libra en la rueda zodiacal, viene antes, porque antes de ser dos es necesario ser uno, y Urano es muy independiente. Pensar en la independencia de Urano en el signo de Aries me hace pensar también en una tendencia al egoísmo. “Yo me estoy yendo, si querés, seguíme”, es una frase típica de Aries. Urano ni siquiera llegaría a decir que se está yendo, al final, Urano no siempre tiene ganas de que le acompañen. Lo ves yéndose, y si querés, lo seguís. Sino, todo bien también.
Desde octubre de 2010 Saturno está pidiendo una revisión de las relaciones, un mayor compromiso con los vínculos, nos pide responsabilidad. Urano solo responde por sí mismo, y Aries ni siquiera incluye al otro en su percepción de mundo. Me arriesgo a decir que Urano en Aries X Saturno en Libra puede traer algunos cortes en las relaciones. ¿Nos queramos comprometer y hacer concesiones cuando el sentido del yo está tan aumentado y poderoso?
Urano, regente de Acuario, signo de aire, puede ser un planeta de acción fría, dura, cruel. En Aries, se le agrega un toque de pasión e idealismo a aquello que emprenda. Y acá nos tenemos que cuidar, porque no siempre una determinación apasionada es una buena combinación.
Pero vayamos a lo bueno: Aries y Urano hablan de lo nuevo, lo que significa que la tendencia es que esta área de la carta en donde tenemos Aries, nuestras vidas sean tocadas por inesperadas novedades. Pero también nos puede tocar las ganas y ansias por lo nuevo, el aburrimiento si ese nuevo no llega, la inquietud, la certeza de que la vida puede ser más divertida en aquel sentido. Y nada de eso está mal. Pero con Urano hay que cuidar los extremos. Pensemos que Urano rige un signo fijo, Acuario, y de aire, lo que significa que puede ser bastante testarudo con aquello que decide hacer, con sus ideas, opiniones, planes y proyectos.
Con Urano en Aries, nuestro concepto de individualidad estará inconstante y se va a ir transformando. La manera como luchamos por aquello que queremos también será revista, ya que Aries rige Marte, planeta de guerra. Podemos tener flashes intuitivos, ya que tanto Urano como Aries hablan de intuición e insight. Y hay una tendencia a descartar muy deprisa aquello que va en contra a lo que queremos, sentimos, creemos. Ni Urano ni Aries suelen imponerse sobre los demás, pero tampoco los considera. Es cada uno en la suya, y los demás que se arreglen solos.
Saturno en Libra está poniendo en juego la estructura de las relaciones: pide compromiso para las relaciones demasiado libres, pide revisión de compromiso para las que ya llevan muchos años, pide seriedad en los vínculos y en el trato con el otro. Urano es libre y libera aquello que toca, así, en los próximos 7 años, hay una tendencia a que nos queramos librar de todo aquello que sintamos como restrictivos de nuestra libertad. De vuelta: los vínculos y relaciones pueden ser vividos como una carga. Jupiter en Aries hasta junio de 2011 refuerza el sentido del yo por en cima del sentido del otro. Pero Jupiter va a recorrer hasta Escorpio, pidiendo y trayendo expansión para diferentes áreas / temas en nuestras vidas, y Urano seguirá en Aries, haciendo lío con todo lo que se refiere a nuestro sentido de uno mismo, de identidad, individualidad, de espacio. Por lo tanto, hay que pensar a futuro.
Muy pronto, Neptuno entra en Piscis, y hay mucha expectativa acerca de manifestaciones espirituales y religiosas, ya que la ultima vez que Neptuno paso por Piscis surgió el espiritismo de Allan Kardec, muy en boga hasta los días de hoy. Urano en Aries también puede funcionar en conjunto con Neptuno en Piscis en lo que se refiere a la activación, revisión, quiebra, cambios en cuestiones de espiritualidad y religiosidad. Podrá traer alguna nueva creencia, convertir ateos, promover el surgimiento de nuevas doctrinas, la caída de otras, pero seguramente hará a todos más apasionados por sus elecciones, que serán muy personales y particulares, sin dejarse llevar por la mayoría.
Algunas manifestaciones del planeta serán imposibles de evitar. Pero siempre las podremos amenizar si encaramos el periodo con cautela en lo que se refiere a las cuestiones que levanta el signo de Aries. En Astrología, se dice que la salida para Saturno es Urano, el planeta siguiente, el que libera  de las estructuras rígidas de Saturno. Pero también indica que para que nos podamos liberar tenemos que poder, primero, tener una estructura, porque no hay libertad real sin compromiso. Como alguna vez dijo Paulo Coelho (un autor que no es mi preferido), “ser libre no es no comprometerse con nada, sino elegir con que nos comprometemos y ser fiel a ello”. Por lo tanto, propondré que busquemos a Saturno en nuestra carta para manejarnos mejor con Urano. Démosle tiempo (Saturno) a los cambios. No los tomemos de una, dejamos que se estabilicen, que se instalen, que se asienten. Probablemente venimos posponiendo muchas cosas y ahora lo queremos resolver YA. Pero... si ya hemos esperado tanto tiempo, ¿nos matará esperar un tiempito más? Solo para revisar bien lo que queremos hacer. Tomémonos el tiempo de proyectar a futuro las consecuencias de nuestras decisiones hoy. No nos olvidemos nunca de nuestro compromiso con el otro (Saturno en Libra). No hay felicidad posible para uno en donde se genera infelicidad a los demás. Urano trae la mirada hacia uno mismo cuando pasa por Aries. No perdamos de vista a Saturno en Libra, el otro, las relaciones, los compromisos asumidos. Saturno siempre nos pasa factura. Y creo que podemos cambiar sin necesariamente endeudarnos demasiado ni recibir facturas muy altas...

Um comentário:

Alejandro Christian Luna disse...

Hola Marcia, gracias por este analisis. A mi me sorprendio tambien como se activo al toque la cuadratura con Pluton en Capricornio, que creo que tiene mucho que decir al respecto de esta crisis "planetaria"
un saludo